Rubén Reyero
Rubén Reyero

En este post os contamos cómo iniciar un proceso de Naming para ayudaros a todos aquellos que queréis crear una Marca de éxito comenzando por descubrir el mejor nombre posible. Hablamos de Branding en su sentido más amplio y primario: como aquella estrategia que engloba todas las acciones y elementos que afectan a la construcción de la imagen de marca en la mente de las personas. Como principales elementos tenemos todos los relacionados con la identidad corporativa: nombre, logotipo, claim, colores corporativos, presentaciones, página web, tarjetas de visita, imagen de las personas que integran la empresa, la forma de relacionarse con el cliente, imagen de la tienda física o del ecommerce, storytelling, comunicación en Redes Sociales, atención al cliente, imagen de la oficina, etc…

Branding es todo impacto visual, experiencial y emocional que una persona recibe en su relación con la Empresa o Marca.

Una vez repasado el ámbito del Branding en su conjunto, que es muy amplio, vamos a profundizar en los detalles del primer elemento de Branding: El nombre.

¿Para qué sirve el nombre?

El nombre sirve para nombrar una creación, un concepto imaginario, que queremos se posicione en determinado lugar y pensamiento en las personas a las que queremos impactar.

Para los profesionales de marketing y más aún para agencias de inbound marketing que creamos estrategias de contenidos el mejor nombre es sin duda aquél que inicia una buena historia, un buen relato.

¿Por qué iniciar un proceso de Naming?

 Cuando iniciamos un proyecto, una startup, una nueva empresa, una película, un libro o lanzamos un  nuevo Producto o Servicio, necesitamos un NOMBRE. Y para conseguir el mejor, necesitamos iniciar un proceso de Naming, de vital importancia por tres motivos:

  • En primer lugar porque el universo de los nombres es casi infinito. Tan solo en el Diccionario de la RAE tenemos 90.000 palabras. Y duplicamos esta cifra si queremos barajar nombres en otro idioma, por ejemplo. Si a esto le sumamos el uso de determinados prefijos y sufijos, las posibilidades se nos hacen infinitas.
  • En segundo lugar, porque si bien el éxito de un proyecto, producto o empresa no dependerá únicamente del nombre, te ayudará a incrementar ese porcentaje de éxito. .
  • En tercer y último lugar, porque existen técnicas que nos pueden ayudar a extraer el nombre idóneo y el objetivo del proceso de Naming es reducir ese universo de palabras haciendo una selección natural y profesional. Cómo veréis más adelante por las técnicas usadas, se trata de definir un objetivo y buscar desde los diferentes enfoques posibles, el nombre perfecto para tu Empresa, Producto/Servicio.

El objetivo

 

Antes de abordar su creación es importante conocer el objetivo, en términos de cuánto tiempo y recursos voy a utilizar para tener un nombre. Esto va a definir el proceso a seguir y los recursos, herramientas y técnicas a usar.

En este artículo te ofrecemos dos métodos:

  1. Aplicar internamente en tu empresa las técnicas y herramientas que más os gusten.
  2. Confiar en una Agencia de Marketing para que realice todo el proceso de Naming contigo.

Veamos en detalle cómo proceder en ambas alternativas.

Aplicar internamente las técnicas y herramientas en el proceso del Naming

1.- Los arquetipos de Jung.

 

Carl Justav Jung fue un médico psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo que definió diferentes arquetipos de personalidad. Jung defendía que hay diferentes tipos de comportamiento que se dan en todas las personas independientemente de su cultura, sexo o religión. Es decir, que son universales e instintivos.

Según Jung, existe un inconsciente colectivo que nos lleva a poder describir distintos arquetipos de personalidad y que se pueden diferenciar en 4 grupos, según sus orientaciones:
– Estabilidad, Control, Seguridad (Order)
– Pertenencia, Confort (Social)
– Independencia, Exploración (Freedom)
– Riesgo, dominio (Ego)

Si queréis profundizar en este concepto, aquí os enlazamos un artículo de Psicoactiva sobre los arquetipos de Jung.

Este interesante estudio de Jung nos puede ayudar a dotar de una personalidad a nuestra Marca y dirigirnos a un nicho de mercado muy concreto en función del perfil de tu cliente ideal, al que denominamos Buyer Persona.

 

2.- El ADN de Marca

 

Se trata de una herramienta que con su propio nombre indica, nos ayuda a definir el ADN de nuestra nueva Marca. Se compone de una matriz de doble entrada donde pondremos los valores emocionales que queremos que se asocien a la Marca así como los atributos racionales. A continuación os mostramos la matriz gráficamente.

racional

 

3.- Territorio de Marca

 

Muchas veces, demasiadas por lo que hablamos con clientes y amigos, dejamos a esta técnica la responsabilidad final del nombre. Nosotros recomendamos dos brainstorming:

  1. Uno al inicio del proceso, en un momento distendido y con las personas más involucradas en el proyecto. Sin darles más información que decir ¿qué nombre os gusta más? Es muy complicado pero en contadas ocasiones “suena la flauta” y sale un nombre IDEAL, que hagas lo que hagas, no le encontrarás sustituto.
  2. Pero aconsejamos otra sesión de brainstorming más adelante, donde compartas todo el proceso que has llevado a cabo y todo lo que has hecho con anterioridad. En este brainstorming se puede trabajar la técnica del Territorio de Marca. Hay que conformar un grupo de trabajo con el que realizaremos una representación visual con situaciones, objetos, carteles, palabras, personajes, lugares, alimentos y en general cualquier cosa que nos haga reconocer a la marca mediante asociación de ideas. Este trabajo es muy creativo y tiene como objetivo crear un mural con todas esas imágenes en forma de collage, algo conocido como Mood Board de Branding.

También mediante inmersión creativa con asociación de ideas podemos hacer sesiones de brainstorming simple. Con el equipo directivo, o toda la plantilla si es factible, para crear una extensa lista de posibles nombres que salgan de dichas asociaciones. No olvidéis crear un guión para la sesión de brainstorming teniendo en cuenta el briefing.

5.- Seis sombreros para pensar

 

Esta es una metodología creativa conocida también como los seis sombreros de Bono, o de los seis sombreros. Es una técnica idónea para la resolución de problemas de manera imaginativa y está indicada en proyectos o marcas que quieren ser realmente muy disruptivas y que requieren de un gran proceso creativo. El término fue acuñado por Edward de Bono en su libro New Think: The Use of Lateral Thinking.

Bono plantea que el pensamiento lateral puede ser desarrollado a través del entrenamiento de técnicas que permitan la apertura a más soluciones posibles, y a mirar un mismo objeto desde distintos puntos de vista.

4.- Creación de panel o grupo de discusión con personas que conforman el público objetivo.

 

Este método de investigación es menos usado pero sirve para conocer la opinión de un grupo de personas integrantes del público objetivo sobre los nombres que se están barajando. Por eso únicamente se utiliza cuando ya disponemos de una selección de nombres inicial.

Se puede aprovechar para conocer la opinión de diferentes perfiles de usuarios, que además de ayudarnos en el proceso de Naming nos ayudará a detectar desventajas y oportunidades que no habíamos explorado internamente. Mediante un guión predefinido se les pide que discutan sobre diversos aspectos, tanto de atributos físicos o aspectos racionales como de los emocionales. La información se graba y se procesa posteriormente, obteniendo un informe de conclusiones de las opiniones de los diferentes nombres que se están barajando.

Confiar el proceso en una Agencia de Marketing

Si quieres analizar esta vía, en primer lugar tienes que crear un buen briefing, o documento que recoge toda la información que necesitará la Agencia de Marketing para ayudarte con el proceso de Naming. En la medida que más y mejor sea, mejor será el resultado.

Principalmente un briefing debe incluir lo siguiente:

  • Descripción de la empresa, su misión y propuesta de valor única.
  • Sus valores diferenciales competitivos.
  • La descripción del producto o servicio a nombrar, si es el caso.
  • Principales características y ventajas.
  • Objetivo del producto o servicio a nombrar.
  • Buyer Persona al que nos dirigimos así como quién es nuestro cliente ideal.
  • Si es de ámbito local, nacional o internacional.
  • Principal competencia.
  • Y en el caso querer nombrar una nueva empresa o marca: Quién es el fundador/a o fundadores, por qué inician el proyecto. ¿Qué historia hay detrás de ello?

Es muy importante destacar que el proceso de Naming es un trabajo en equipo. Tanto la empresa como la agencia de marketing deben trabajar codo con codo para conseguir el mejor resultado. La empresa es quien mejor conoce lo que quiere y la agencia de marketing le ayudamos en el proceso del Naming y su integración en la estrategia de Marketing 360.

Esperamos os sea útil para la construcción de vuestro nombre. Nosotros llevamos creando nombres, trabajando en Branding y Marketing por más de 20 años, si necesitas ayuda profesional no dudes en contactarnos.

En este post os contamos cómo iniciar un proceso de Naming para ayudaros a todos aquellos que queréis crear una Marca de éxito comenzando por descubrir el mejor nombre posible. Hablamos de Branding en su sentido más amplio y primario: como aquella estrategia que engloba todas las acciones y elementos que afectan a la construcción de la imagen de marca en la mente de las personas. Como principales elementos tenemos todos los relacionados con la identidad corporativa: nombre, logotipo, claim, colores corporativos, presentaciones, página web, tarjetas de visita, imagen de las personas que integran la empresa, la forma de relacionarse con el cliente, imagen de la tienda física o del ecommerce, storytelling, comunicación en Redes Sociales, atención al cliente, imagen de la oficina, etc…

Branding es todo impacto visual, experiencial y emocional que una persona recibe en su relación con la Empresa o Marca.

Una vez repasado el ámbito del Branding en su conjunto, que es muy amplio, vamos a profundizar en los detalles del primer elemento de Branding: El nombre.

¿Para qué sirve el nombre?

El nombre sirve para nombrar una creación, un concepto imaginario, que queremos se posicione en determinado lugar y pensamiento en las personas a las que queremos impactar.

Para los profesionales de marketing y más aún para agencias de inbound marketing que creamos estrategias de contenidos el mejor nombre es sin duda aquél que inicia una buena historia, un buen relato.

¿Por qué iniciar un proceso de Naming?

Cuando iniciamos un proyecto, una startup, una nueva empresa, una película, un libro o lanzamos un  nuevo Producto o Servicio, necesitamos un NOMBRE. Y para conseguir el mejor, necesitamos iniciar un proceso de Naming, de vital importancia por tres motivos:

  • En primer lugar porque el universo de los nombres es casi infinito. Tan solo en el Diccionario de la RAE tenemos 90.000 palabras. Y duplicamos esta cifra si queremos barajar nombres en otro idioma, por ejemplo. Si a esto le sumamos el uso de determinados prefijos y sufijos, las posibilidades se nos hacen infinitas.
  • En segundo lugar, porque si bien el éxito de un proyecto, producto o empresa no dependerá únicamente del nombre, te ayudará a incrementar ese porcentaje de éxito. .
  • En tercer y último lugar, porque existen técnicas que nos pueden ayudar a extraer el nombre idóneo y el objetivo del proceso de Naming es reducir ese universo de palabras haciendo una selección natural y profesional. Cómo veréis más adelante por las técnicas usadas, se trata de definir un objetivo y buscar desde los diferentes enfoques posibles, el nombre perfecto para tu Empresa, Producto/Servicio.

El objetivo

Antes de abordar su creación es importante conocer el objetivo, en términos de cuánto tiempo y recursos voy a utilizar para tener un nombre. Esto va a definir el proceso a seguir y los recursos, herramientas y técnicas a usar.

En este artículo te ofrecemos dos métodos:

  1. Aplicar internamente en tu empresa las técnicas y herramientas que más os gusten.
  2. Confiar en una Agencia de Marketing para que realice todo el proceso de Naming contigo.

Veamos en detalle cómo proceder en ambas alternativas.

Aplicar internamente las técnicas y herramientas en el proceso del Naming

1.- Los arquetipos de Jung.

Carl Justav Jung fue un médico psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo que definió diferentes arquetipos de personalidad. Jung defendía que hay diferentes tipos de comportamiento que se dan en todas las personas independientemente de su cultura, sexo o religión. Es decir, que son universales e instintivos.

Según Jung, existe un inconsciente colectivo que nos lleva a poder describir distintos arquetipos de personalidad y que se pueden diferenciar en 4 grupos, según sus orientaciones:
– Estabilidad, Control, Seguridad (Order)
– Pertenencia, Confort (Social)
– Independencia, Exploración (Freedom)
– Riesgo, dominio (Ego)

Si queréis profundizar en este concepto, aquí os enlazamos un artículo de Psicoactiva sobre los arquetipos de Jung.

Este interesante estudio de Jung nos puede ayudar a dotar de una personalidad a nuestra Marca y dirigirnos a un nicho de mercado muy concreto en función del perfil de tu cliente ideal, al que denominamos Buyer Persona.

2.- El ADN de Marca

Se trata de una herramienta que con su propio nombre indica, nos ayuda a definir el ADN de nuestra nueva Marca. Se compone de una matriz de doble entrada donde pondremos los valores emocionales que queremos que se asocien a la Marca así como los atributos racionales. A continuación os mostramos la matriz gráficamente.

racional

 

3.- Territorio de Marca

Muchas veces, demasiadas por lo que hablamos con clientes y amigos, dejamos a esta técnica la responsabilidad final del nombre. Nosotros recomendamos dos brainstorming:

  1. Uno al inicio del proceso, en un momento distendido y con las personas más involucradas en el proyecto. Sin darles más información que decir ¿qué nombre os gusta más? Es muy complicado pero en contadas ocasiones “suena la flauta” y sale un nombre IDEAL, que hagas lo que hagas, no le encontrarás sustituto.
  2. Pero aconsejamos otra sesión de brainstorming más adelante, donde compartas todo el proceso que has llevado a cabo y todo lo que has hecho con anterioridad. En este brainstorming se puede trabajar la técnica del Territorio de Marca. Hay que conformar un grupo de trabajo con el que realizaremos una representación visual con situaciones, objetos, carteles, palabras, personajes, lugares, alimentos y en general cualquier cosa que nos haga reconocer a la marca mediante asociación de ideas. Este trabajo es muy creativo y tiene como objetivo crear un mural con todas esas imágenes en forma de collage, algo conocido como Mood Board de Branding.

También mediante inmersión creativa con asociación de ideas podemos hacer sesiones de brainstorming simple. Con el equipo directivo, o toda la plantilla si es factible, para crear una extensa lista de posibles nombres que salgan de dichas asociaciones. No olvidéis crear un guión para la sesión de brainstorming teniendo en cuenta el briefing.

5.- Seis sombreros para pensar

Esta es una metodología creativa conocida también como los seis sombreros de Bono, o de los seis sombreros. Es una técnica idónea para la resolución de problemas de manera imaginativa y está indicada en proyectos o marcas que quieren ser realmente muy disruptivas y que requieren de un gran proceso creativo. El término fue acuñado por Edward de Bono en su libro New Think: The Use of Lateral Thinking.

Bono plantea que el pensamiento lateral puede ser desarrollado a través del entrenamiento de técnicas que permitan la apertura a más soluciones posibles, y a mirar un mismo objeto desde distintos puntos de vista.

4.- Creación de panel o grupo de discusión con personas que conforman el público objetivo.

Este método de investigación es menos usado pero sirve para conocer la opinión de un grupo de personas integrantes del público objetivo sobre los nombres que se están barajando. Por eso únicamente se utiliza cuando ya disponemos de una selección de nombres inicial.

Se puede aprovechar para conocer la opinión de diferentes perfiles de usuarios, que además de ayudarnos en el proceso de Naming nos ayudará a detectar desventajas y oportunidades que no habíamos explorado internamente. Mediante un guión predefinido se les pide que discutan sobre diversos aspectos, tanto de atributos físicos o aspectos racionales como de los emocionales. La información se graba y se procesa posteriormente, obteniendo un informe de conclusiones de las opiniones de los diferentes nombres que se están barajando.

Confiar el proceso en una Agencia de Marketing

Si quieres analizar esta vía, en primer lugar tienes que crear un buen briefing, o documento que recoge toda la información que necesitará la Agencia de Marketing para ayudarte con el proceso de Naming. En la medida que más y mejor sea, mejor será el resultado.

Principalmente un briefing debe incluir lo siguiente:

  • Descripción de la empresa, su misión y propuesta de valor única.
  • Sus valores diferenciales competitivos.
  • La descripción del producto o servicio a nombrar, si es el caso.
  • Principales características y ventajas.
  • Objetivo del producto o servicio a nombrar.
  • Buyer Persona al que nos dirigimos así como quién es nuestro cliente ideal.
  • Si es de ámbito local, nacional o internacional.
  • Principal competencia.
  • Y en el caso querer nombrar una nueva empresa o marca: Quién es el fundador/a o fundadores, por qué inician el proyecto. ¿Qué historia hay detrás de ello?

Es muy importante destacar que el proceso de Naming es un trabajo en equipo. Tanto la empresa como la agencia de marketing deben trabajar codo con codo para conseguir el mejor resultado. La empresa es quien mejor conoce lo que quiere y la agencia de marketing le ayudamos en el proceso del Naming y su integración en la estrategia de Marketing 360.

Esperamos os sea útil para la construcción de vuestro nombre. Nosotros llevamos creando nombres, trabajando en Branding y Marketing por más de 20 años, si necesitas ayuda profesional no dudes en contactarnos.

¿Quieres conocer nuestra solución para Startups?

Su siguiente reto es la escalabilidad y la internacionalización. Y para lograrlo nada mejor que contar con plan de automatización de su marketing así como la mejor estrategia inbound marketing.